+34 677 493 539 info@principiar.com

Claves para ampliar tu tienda tradicional con ecommerce

Claves para ampliar tu tienda tradicional con ecommerce
5
jun

A partir de un artículo de hace un par de semanas de Cristina Redondo nos surgió la idea de escribir sobre este asunto. Cristina hablaba en su post sobre lo que podría significar para un comercio tradicional el uso del ecommerce. En Principiar estamos totalmente de acuerdo con ella, pero queríamos ir un paso más allá y destacar el papel que pueden y deben jugar los profesionales del ecommerce en el momento de lanzarse al mundo online.

Pero empecemos por el principio. El dueño de un comercio que quiere ampliar su cuota de mercado y decide hacerlo a través de la red con un negocio online, complementario a su tienda tradicional. A esto lo llamamos multicanal (además de vender en la tienda física, se vende a través del móvil, de la tienda online, de las redes sociales, etc.), y se está convirtiendo en una de las claves del comercio en la actualidad. La idea es que esa tienda online se convierta en una herramienta que refuerce lo que el negocio ha hecho siempre: vender.

El perfil del consumidor (plenamente conectado) ha cambiado muchísimo en los últimos años. Nuevas modalidades de compra han surgido con fuerza (showrooming, ROPO, compras a través del móvil, comprobadores de precios, etc.). De ahí que lo ideal para cualquier comercio sea combinar la tienda física y la tienda online.

Y aquí llega la problemática, un ecommerce no consiste en montar una tienda en Internet y vender los productos que ya vende en su tienda física. De hecho, la mayoría de las tiendas online desaparecen antes de los tres años de vida por motivos como este. Para emprender un negocio online se requieren una serie de herramientas y conocimientos que no siempre se tienen (creación de tienda virtual, mantenimiento de la misma, herramientas de comunicación y marketing, stock, envíos y logística, generar tráfico web, etc.). Un ecommerce es mucho más que una tienda virtual.

Es más, un ecommerce no es la panacea, y evidentemente no es la gran solución para una empresa en crisis. Simplemente es una oportunidad de negocio más, complementaria. Y como tal, debe desarrollarse bien, de manera profesional y planteado como un proyecto de expansión del negocio.

Abrirse al multicanal implica una modernización de la marca, más presencia, un mayor público objetivo (que puede ser tan específico como se quiera), incluso es posible ampliar el catálogo de productos a la venta (con más productos que no vende en la tienda física, por falta de espacio o de stock), y claro está, todo esto repercute en un aumento de las ventas. Pero también implica el uso de nuevas herramientas y conocimientos, y sobre todo de una importante inversión en tiempo y dinero.

El ecommerce no es tan sencillo como aparenta inicialmente, por todo aquello que leemos y nos cuentan. Montar una tienda es relativamente barato (casi gratis) y sencillo, pero eso no es suficiente. Tener una tienda online no es sinónimo de más ventas. Incluso es posible que tengamos una gran tienda online en cuanto a diseño y productos, pero que no genere ni una venta. Es posible que ni siquiera reciba visitas. Una tienda online no es un ecommerce.

Un ecommerce requiere de mucho trabajo: de implantación, de mantenimiento y de atraer clientes. Hay que tener en cuenta el stock y el almacenamiento, el tiempo de entrega, la atención al cliente, las formas de pago, los pasos hasta finalizar el proceso de venta, el servicio de post-venta, etc. Sin olvidar las técnicas de marketing online, el retargeting, el remarketing, marketing content, inbound marketing, posicionamiento en buscadores, etc. Confiar en profesionales, formados y preparados para ello y con experiencia en negocios online, es la mejor vía para llevar a cabo el paso hacia el mundo online.

Resumiendo, queda claro que, para un comerciante tradicional es casi indispensable ampliar sus oportunidades de negocio en el mundo virtual. El canal online tiene que formar parte de su estrategia y ser complementario a su canal offline. Pero es evidente, que ese mismo comerciante, preocupado y ocupado con su tienda física, no puede dedicarle todo el tiempo, ni tiene las herramientas ni conocimientos, que requiere un ecommerce. Es ahí donde necesita apoyarse en profesionales dedicados a ello en exclusividad, y que le ofrecerán todos (o algunos) de esos servicios que hemos visto a lo largo del artículo. Por ello, es muy importante que el comerciante deposite su confianza en buenos profesionales, y que el coste del proyecto sea conocido, esté controlado y forme parte del plan de negocio que toda nueva iniciativa debe tener.

Comentarios

  • 10 julio, 2014

    Sin querer di con tu pagina, y la verdad es que me llevo mucho, me encanto el articulo, muy buena informacion, gracias por compartir con nosotros la informacion.

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *