+34 677 493 539 info@principiar.com

Los 5 errores más frecuentes en el ecommerce

Los 5 errores más frecuentes en el ecommerce
13
jun

No se sabe a ciencia cierta, pero se estima que un 90% de tiendas online cierran en su primer año de vida. Muchas siguen activas, aunque en realidad no hay nadie dando servicio tras ellas, lo que resulta una temeridad y un posible problema para un consumidor despistado. Algunas han sido abiertas como un hobby o de forma experimental. Pero de lo que queremos hablar hoy es de, bajo nuestra experiencia, los errores más frecuentes que se comenten en el ecommerce.

1. Ausencia de planes y objetivos

No nos engañemos, montar una tienda online es montar un negocio. Aunque el medio sea Internet, eso no cambia mucho las cosas. La mayoría de los emprendedores online no se toman esto en serio e invierten parte de su tiempo y algo de dinero esperando a que Internet haga el milagro o sencillamente ver qué ocurre.

Como en todo negocio, se requiere de un mínimo plan y estrategia. Entre otros, deberíamos analizar y plasmar los siguientes puntos: Análisis de mercado (a quién vamos a dirigir nuestra ventas), análisis de los competidores,  quienes van a ser los proveedores, a qué precio vamos a comprar y vender, a qué lugares del mundo venderemos (esto determinará aspectos tan importantes como los idiomas, tarifas de envío, medios de pago, etc.), plan de marketing, y algo totalmente fundamental: plan de gastos/ingresos, que nos dará visión sobre qué puede ocurrir con nuestra inversión, en qué distribuir los dineros y que objetivos nos marcamos. Además, deberíamos divisar diferentes escenarios por si las cosas no van tan bien como planificábamos. No solo resulta importantísimo para el emprendedor; si esperamos obtener financiación ajena a nuestro proyecto, contar con este plan, resulta requisito imprescindible.

Es sorprendente ver como se inician proyectos sin una mínima reflexión sobre estos asuntos. A menudo se piensa que lanzar una tienda online es algo barato y sencillo. Esto se debe a que, por alguna extraña razón, pensar en ecommerce induce a pensar únicamente en el desarrollo o motor de la tienda, su diseño, el alojamiento y se obvia todo lo demás.

 

2. Falta de profesionalidad y confianza al consumidor

Es común encontrarse con tiendas poco atractivas, desorganizadas, con diseños pobres, errores a la vista, con tiempos de carga altísimos e incluso sin información acerca de quién es el propietario y como contactar en caso de problemas. En pocas palabras: para salir corriendo.

De la misma forma que en una tienda física, la presencia y apariencia son muy importantes. Por eso resulta fundamental, dependiendo de las habilidades del emprendedor, confiar en profesionales que se encarguen de: el diseño, el desarrollo y el marketing entre otros aspectos, para que el vendedor pueda enfocarse en lo realmente importante de su negocio: atención al cliente, mantenimiento del catálogo, pedidos, gestión del stock (siempre y cuando no se haya optado por un modelo de venta sin stock o dropshipping) y pedidos a proveedor, y actividades de marketing como el establecimiento de precios y ofertas, envío de newsletter, dinamización de las redes sociales, etc.

 

3. Insuficiente análisis y seguimiento

No podemos cerrar los ojos y esperar resultados. Se necesita tomar decisiones importantes y para ello es imprescindible analizar variables como:

  • Qué visitas recibe mi página web, cuantos regresan o qué productos son más consultados.
  • Cuántos carritos de la compra se abandonan y tratar de averiguar por qué.
  • Cuántos, del total de visitantes, acaban comprando. Lo que llamamos tasa de conversión.
  • Cuál es el tamaño medio de los pedidos.
  • Qué productos se venden más.

Con respecto al negocio:

  • Volumen de ventas
  • Márgenes de beneficio
  • Coste de adquirir nuevos clientes
  • Productos más rentables

Con respecto a nuestros competidores:

  • Análisis de precios
  • Novedades de producto
  • Ofertas y promociones
  • Opinión de sus compradores

 

4. Contenidos pobres

Los contenidos de nuestra tienda online son el escaparate y además el comercial o vendedor. Es frecuente encontrarnos descripciones mínimas de los productos, fotografías pésimas o inexistentes, ninguna recomendación de productos relacionados o accesorios, etc.

Resulta fundamental cuidar estos aspectos además de:

  • Tratar de tener contenidos únicos, no duplicados, evitando copiar el texto de otras páginas.
  • Publicar las opiniones de nuestros clientes.
  • Dar información detallada sobre nuestras condiciones de venta.
  • Informar de forma muy visible de cuáles son los canales de atención al cliente y de quienes somos.

 

5. Complejidad en el proceso de compra

En algunas tiendas online resulta literalmente imposible realizar un pedido. Bien sea por errores de la página, mala configuración de las formas de pago o de envío, o bien porque la información resulta difusa, a veces es un drama cerrar la compra. Si realizamos analítica deberíamos observar rápidamente una tasa anormal de abandono de carritos en el momento de la compra.

Otros errores frecuentes son: un proceso de compra demasiado largo, solicitud de demasiados datos y algo que molesta bastante a los compradores, no informar del precio final hasta el último momento, añadiendo a cada paso nuevos incrementos.

Nuestra recomendación es la de acortar en lo posible el proceso, aunque en nuestro país resulta curioso que nos sentimos más cómodos con los típicos varios pasos que todo en una única página (como se demanda en EEUU). Ofrecer una amplia variedad de métodos de pago y envío (en ocasiones abandonamos cuando no encontramos nuestra forma de pago favorita, como podría ser Paypal), dar información muy clara acerca de los costes y sobrecostes de los impuestos, tarifas de envío, etc.

No hay que olvidarse de, una vez finalizada la compra, informar adecuadamente a nuestro cliente para su tranquilidad, haciéndole saber que su pedido ha sido completado y que nos ponemos manos a la obra.

 

¿Qué opinas? Nos gustaría conocer tu opinión, saber si estás de acuerdo con nosotros y si apuntarías más aspectos clave o errores que hacen que una tienda online no prospere.

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *